sábado, diciembre 20, 2014

Boyhood Birdman Tusk

Es esa época otra vez donde tus bloggers y vloggers favoritos empiezan a listar lo mejor del año solo para darte cuenta que no hemos visto ni la mitad. Zeus bendiga PirateBay (RIP) similares y re-spawns, screeners para consideración de la Academia y ripeos del famoso video on demand.

Más adelante les voy a hablar de Nightcrawler y Gone Girl (dos movies que sin duda se están disputando mi TOP 1) pero hoy quiero hablarles un poquito sobre eso que se conoce como "fondo y forma".

Boyhood de Richard Linklater, no sé si sorpresivamente o no (para mí la saga "Before..." basta para considerarlo un genio contemporáneo) ha estado colándose a gran parte de los listados. Y me parece importante porque creo es una movie a la que le cuelga mas el experimento. El cinema si es al final un experimento científico donde se pueden repetir formulas, para entregar resultados previamente conseguidos o bien posiblemente generar nuevos. Si a una cinta le pesa más la "forma" sobre el contenido es importante que la historia le dé su lugar, sobre todo en el tiempo y era donde uno asume que ya todo está tratado antes. Ver crecer a un chico casi en "tiempo real" por más de 10 años es sin duda un concepto emocionante.



En ese sentido, la pongo en el buró al ladito de Birdman de A.G. Iñarritu, una peli que nos adentra en la psicología del backstage teatral, narra la misma historia que ya nos han contado antes desde Mel Brooks con The Producers hasta Woody Allen en Bullets over Broadway, por dar unos ejemplos, y donde estamos de acuerdo no es el "fondo" sino la construcción audiovisual lo que ha conseguido gran porcentaje del reconocimiento. Las secuencias extendidas en una sola toma y el back and forward entre los actores.

Boyhood y Birdman son ejemplos de un cinema comercial (entiéndase "comercial" no necesariamente como blockbuster, sino como productos con al menos oferta en taquilla) cuya esencia se basa en la experimentación y que pueden ocupar lugares importantes en listados, posiblemente premiaciones y más importante, un spot asegurado en la historia del arte. Usemos de referencia las ganadoras del Oscar a mejor película en los últimos 20 años (por poner otro ejemplo, valga lo que valga) The Artist (Michel Hazanavicius) en 2011 es la única que considero comparte cualidades similares.

Entonces, ¿Por qué esta Tusk de Kevin Smith en el titulo? Simplemente para viajar hasta el otro lado del espectro. Es la idea del hombre-morsa uno de los mas ridículos jamás concebidos, se aplaude la valentía de ponerlo en pantalla pero puede uno argumentar que se trata de una película construida desde lo más básico (quienes conozcan el trabajo de Smith saben que casi casi coloca la cámara, que aparezcan los personajes a cuadro y dispara). La premisa psicotrónica se diluye mucho o poco, ustedes dirán, en un point-and-shoot promedio valiéndose únicamente de que el concepto nade solo. Es la roca que sabes tiene una pepita de oro escondida por algún lugar pero no encuentra su "forma."

No hay comentarios.:

Publicar un comentario