viernes, abril 26, 2013

Oblivion Has Fallen

No escribo de TODAS las movies que veo por que unas me inspiran mas que otras. De TODAS tengo opinión, seguro, pero pocas me avientan ideas para textos. Por ejemplo: Stoker de Park Chan-Wook, considero que es la mejor película que he visto en el cine en lo que va del 2013 (Perdónenme, Django y Oz) y aún así no logro poner en palabras razones. Puedo describirla, diciendo que es cincuenta por ciento telenovelera, melodramática o ridícula y el otro cincuenta un hermoso ejemplo de estilo, dirección y puesta en pantalla. Un clash de culturas, entre un espíritu oriental y un cuerpo de occidente. En su estructura enigmática y no lineal hay una magia similar a la que incluso tuvo el Tarantino en su era pre-comic book, y no por nada Quentin cita Oldboy (del mismo Park, circa 2003) como una de sus movies favoritas.

En todas mis publicaciones uso alguna versión de la palabra magia al menos una vez. ¿La razón? Realmente no puedo explicar por qué me gustan las cosas que me terminan gustando y me resulta mas sencillo atribuírselo a lo sobrenatural. La evidencia más concreta que puedo señalar es cuando pasan días o semanas y la película no abandona mi cabeza. Incluso cuando veo otras cosas, bajo la influencia del mismo cine, bajo el mismo proyector. No puedo dejar de pensar en Stoker, así como en su mes no pude dejar de pensar en la adorable Oz, The Great and Powerful o la gloriosa Life of Pi.

Entonces pretendo venderles esta maravilla conocida como Stoker pero mi mente sigue pensando en dos monstruosidades llamadas Oblivion y Olympus Has Fallen. No son para nada originales, compuestas de brazos y piernas que ya hemos visto un monton antes. Y en defensa de la originalidad, Stoker tampoco es el hilo negro, pero en un solo cuadro del film de Park hay mas personalidad que en cualquiera de las cuatro horas que suman "Oblivion Has Fallen".



Que quede claro no estoy odiando esos dos films, de hecho creo que son entretenidos y justifican pagar el boleto. O quizá es un ya que, ya la vi y no puedo voltear la hoja. Oblivion como aventura espacial es bonita, sobre todo en la proyección digital que tuve chance de ver. (Si van a verla, vayan digital) Los paisajes son operáticos y es de un ritmo más apacible de lo que cualquier trailer moderno nos podría hacer creer. Tom Cruise sale de Tom Cruise y ya depende si ustedes son de los que lo aman o lo odian.

[Aquí empieza mi apartado donde defiendo a Tom Cruise: Si, es un actor espada de doble filo para cierto porcentaje de la audiencia pero en lo personal creo que el campeón no hace shitty movies. Magnolia, Eyes Wide Shut, Minority Report, War of the Worlds, Collateral, la saga Mission Impossible (las buenas al menos) y recientemente Jack Reacher. El dude tendrá algunos fails en su oeuvre pero mayormente ha trabajado con al menos directores interesantes. Comparte ese Nicolas-Cage-estado-de-celebridad donde se vuelve difícil separar al hombre del personaje.]

Cruise hace dúo con una pelirroja que salio de no se donde, trío con Olga Kurylenko, esa cute ucraniana que nadie había visto desde Quantum of Solace, y cuarteto con el protagonista del 30% de los memes en internet, amo y señor Morgan Freeman. Las chicas solo están para excusar un romance cheesy y enviar un discurso confuso acerca del matrimonio y los triángulos amorosos. Freeman es el rebelde que conoce la profecía, de esos que te ofrecen tomar decisiones entre la píldora azul o la píldora roja.

Otra vez, Oblivion es lenta, la primer hora es pura exploración espacial más similar a lo que hizo el año pasado Prometheus sobre, no se, la desmadroza Total Recall. Es más, tiene en común al film de Ridley Scott esa vibra a las odiseas espaciales de antaño por encima de un display de acción desenfrenada. Hasta las secuencias de lasers y maniobras no son tan abrumantes. Como decia, no es original (tampoco tiene que serlo, anyway) pero hay un misterio que permea, te absorbe o te enfada. Olympus Has Fallen por el contrario, es una patada salvaje en la cara llena de explosiones y sangre. Gerard Butler debe salvar al Presidente de la nación mas importante del mundo de las garras Norcoreanas que han secuestrado por la fuerza la Casa Blanca. Y por fuerza me refiero han masacrado a TODO ser humano, civil, militar o servicio secreto, excepto al héroe de acción Butler. Entonces presenciamos el retozo brutal de un solo hombre contra un frío ejercito de asesinos que no tienen miedo a morir en su misión para conquistar.



Ver Olympus después me ayudó a poner en perspectiva Oblivion. Y no por que en ambas aparezca Morgan Freeman, una de lider steampunk y en la otra vocero presidencial, sino porque, cada cual en su género, son claros ejemplos del exploitation moderno (idea que he querido aclarar en texto desde hace tiempo pero no he conocido a la musa). Olympus Has Fallen, en su montaje, la manera en que está editada, no se decide si es por completo una trepidante aventura de acción o un triunfo de la voluntad Norteamericana. En una secuencia vemos a Gerard Butler clavar cuchillos en gargantas de villanos y en la que sigue vemos al secuestrado Presidente dando un discurso patriota, claro, mientras una bandera de EUA ondea en llamas. Oblivion también quiere ser esta película poderosa que nos habla sobre el origen de las ideas, el amor y lo que significa ser humanidad, al mismo tiempo que pide prestados plot points a todos los tropos del sci-fi hecho en los últimos treinta años. Termina siendo una opereta espacial de domingo. Olympus de la misma manera abraza a los clichés con tanto cariño y compromiso que nunca pude descifrar si el realizador (Antoine Fuqua, Trainig Day, King Arthur) se burlaba del ideal norteamericano todo el tiempo o si realmente pretende recapacitar a toda una nación vía el poder de una película. Como esos falsos mondo films con moraleja.

Yo no se como experimenta cada individuo la visión de un film. Nosotros los críticos u opinadores naturalmente hemos visto un montón de cosas pero creo hay un sector de la sociedad que probablemente apenas está entrando. Me imagino al adolescente que va al cine solo, o con sus amigos, y que paga por primera vez un boleto de su bolsa y decide entrar a ver Oblivion. No tiene idea de la ciencia ficción que le precede, el único cine que le importa es el que se ha estrenado desde que tiene consciencia. Asumiendo que no se queda dormido durante la primera mitad, si concibo un universo paralelo donde Oblivion puede ser la película que detona ideas y pasiones en un entusiasta. O con Stoker. O con Cloud Atlas. O Cabin in the Woods.

O quizá tantos gatos en internet nos han vuelto cínicos e insensibles a cosas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario