viernes, octubre 16, 2009

Inglourious Basterds: La obra maestra de Tarantino

Cada vez que termino de ver una película de Quentin Tarantino me quedo con una sensación que no puedo explicar. En el teatro, el impacto creo que va un poco más allá pero la primera mitad de la filmografía tarantinesca irremediablemente tuve que experimentar mediante la tecnología del DVD y siempre es lo mismo. ¿Qué acabo de ver? Sin miedo a sonar cliché, digo que fue Pulp Fiction la película que selló mi contrato con el cine. Desde entonces dije: Esto es lo que me gusta y esto es a lo que voy a dedicar mi vida. ¿Qué pobre no? En fin. Bastardos Sin Gloria, como cualquier otra peli de Tarantino, nos arrastra por un mar de géneros que si bien en Kill Bill fue un poco más descarado, aquí logra cierta unidad que sorprende. Es una movie que se siente épica desde su planteamiento.

Es una historia de guerra. De nazis. De un grupo de “bastardos” judíos que tienen a Hitler preocupado por que se están acercando demasiado al núcleo. Es ficción superando la realidad obviamente. Es un fragmento, de dos horas y media, adentro de la mente de un director que se propuso reescribir una historia que aun para estándares “modernos” permanece un tanto tabú. No es la cursilería mamila de La Lista de Schindler o La Vida es Bella (Creo que vomite un poquito) Es gente matando a gente por el mero gusto de la violencia cinemática al ritmo de Ennio Morricone. Tarantino pues.

A manera de dato curioso, uno de los sangre-sedientos basterds se llama Hugo Stiglitz, y seguramente ya han escuchado por ahi, pero si no, es una especie de homenaje al actor mexicano del mismo nombre que estelarizó su cantidad de trash allá en su época y no tarda en rehacerse famoso, si es que alguna vez lo fue. Veamos a Quentin revivir su carrera.


Hugo Stiglitz interpretando al hijo del Dios Ra

Hablando de personajes recordables hay que destacar, incluso más que el de Brad Pitt, a Christoph Waltz que de paso se ganó el premio de mejor actor en Cannes por su gloriosa interpretación del coronel Hans Landa*. Un villano tan agradable y despreciable. Tan correcto y tan malvado. Tan bilateral que da miedo. En una movie donde, vista desde arriba, no hay buenos ni malos, solo intereses personales, Landa encaja perfectamente. Algunos optimistas en la web ya le están adjudicando un Oscar de reparto e independientemente si lo gana o no, su merito es inseparable. El actor Waltz saldrá en la próxima reimaginación de The Green Hornet a cargo de Michel Gondry y al lado de Seth Rogen. Veamos como se ponen las cosas ahí.

Hace rato mencionaba a Brad Pitt, quien quizás no sobresale tanto como el espectador pop esperaría, su trabajo como el teniente Aldo Raine es uno que tampoco se te olvida. Con su dominio impecable del italiano es uno de mis favoritos. Y finalmente, no por eso menos importante, Mélanie Laurent como Shosanna Dreyfus, después dirigida como Emmanuelle Mimieux lleva la peli a otro nivel. Un nivel donde la misión de los basterds permanece en teoría pero pasa a segundo plano para "proyectar" una más grande historia.

Inglourious Basterds es una película donde ningún personaje parece estar motivado por un verdadero sentido de justicia. Todos quieren imponer su voluntad sobre el otro. Ruda y violentamente. No por nada es una historia sobre nazis. De lo que también es, y seguro es lo más importante para Tarantino, es que se trata de una película sobre las películas. Hay guiños al cine internacional de aquella época en cada línea casi. El mejor y climático momento de la película se desarrolla en un teatro de cine. La proyección de un film es la vía hacia una escena de acción fantástica. Es la obra que demuestra que el titulo de director para Quentin es solo una formalidad ya que realmente es un cinéfilo que hace cine, por si no lo habían notado aun. Para muchos Pulp Fiction es y será la indiscutible obra de Tarantino y creo que a esos nunca podré convencerlos. Para otros Jackie Brown es mejor por que nunca trata de ser más grande que la vida. Para generaciones a las que no pertenezco seguramente Kill Bill es una patada en las nueces a todo el cine de acción de la última década. El punto es que hay una línea en una de las escenas mas importantes de la película donde un personaje le dice a otro: "¿Sabes que? Creo que esta es mi obra maestra". No puedo dejar de pensar que este es un guiño de Tarantino que viene desde detrás de la cámara. Si no lo fue, no seria muy difícil pensarlo ya que esta movie tiene toda la manera de serlo.

* SPOILER ALERT: Una interpretación muy personal me dice que la fascinación por el personaje Hans Landa puede estar fundamentada en gustos muy individuales pero me parece curioso que, talvez Hans no es el primer personaje en aparecer en pantalla, pero si es el primero en darle tono a la movie, ya que es el primer personaje que afecta el curso de la trama y también, en el ultimo capitulo, es de los pocos personajes en quedar con vida. Como si no fuera suficiente, la última toma es un punto de vista, casi cámara subjetiva desde los ojos del personaje. Gracias a lo anterior es que creo que la relevancia de Hans Landa es mayor a la de un mero villano de película. El es de alguna forma el storyteller o yo que se, preguntémosle a Tarantino.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario