domingo, junio 29, 2008

CUANDO TE HAS IDO
22/06/08

Se flipa en mi memoria el resto de ti. De aquello que no tuve oportunidad de verte. En la calle suena una canción, desde una ventana, lejos, muy lejos. Es la canción que escuchamos una vez que caminamos, donde rocé tu seno con mi mano, involuntariamente of course, y tu sonreíste y a mi me dio pena. Y no significo nada por que la nada para mi nunca significa algo. Pero un hombre puede fantasear ¿no? Y descubro que las cosas do mean shit cuando las sueño. Un día, otro día, este día no, vuelvo a soñar con los piratas, luego sueño contigo una vez más.

Y ya vamos caminando otra vez, siempre andamos de aqui-allá. Y cuando no, también. Al menos aquí. Me rindo. En una ocasión, de la ultimas quizás, voy todo decidido, ya sabes como. Cuando estas casi seguro que o mundo come de tu mano. Llega uno a la tienda, desenfunda el ahorro, compra lo más interesante del anaquel. Aquello que va causar la superior de las conmociones. Un pie tras otro pie sin correr paso a paso. Los poros de mi piel se despiertan despacio. Un pie tras otro estoy, temblando igual que tiembla un niño. Un pie tras otro voy, por si consigo dar contigo.

Mientras me levanto para la ocasión, un desfile de penumbras zangolotea mi caso. ¿Que tal si no tiene caso? Y me regreso, y vuelvo a subir, y no dejo de pensar en todas las malditas (o benditas) posibilidades. En la brisa de lo distante, una brillante luz se viene a mí. El carro acelera con las altas bien puestas para cegarme un par de segundos. Rechifla y yo me parto de la carretera. No puedo discernir figuras aun, no me interesa. Solo hay una que deseo identificar, palpar, sentir, abrazar, tomar entre mis cosas y decir que me hace tan feliz. Tu. Llego. Ya no hay nadie. I cry. Acá tengo todas mis-tus cosas (habiendo leído lo anterior), pero nada nunca es tan importante, al menos para ti, cuando ya te has ido.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario