martes, marzo 04, 2008

ESTOY ENAMORADO DE
MI PROFE DE BIOLOGÍA
04/03/08

Estoy enamorado de mi profe de biología. O quizás no. Estoy un poco confundido. En la confusión que emana de sus enseñanzas sobre gametos y cromosomas; cigotos, fetos y embriones. La fotosíntesis es un proceso tan delicado y cautivador cuando es abreviado por los sabios labios de la señorita Pérez León.


Me gusta escuchar mi horripilante nombre (Artemio) cuando ella pasa la lista. “Presente, teacher” le digo y los que ya saben se mofan. Me remedan con las típicas voces de adolescentes que imitan a adolescentes enamorados, “Pre-sen-te, ti-cher”. Me pongo rojito, la profe sonríe, su mirada se encuentra con la mía. Me invade el gusto inmenso.

Siempre trato de participar en la clase, solo para que nunca deje de mirarme. “¿Si, Artemio?” “Es el proceso mediante el cual las plantas captan y utilizan la energía de la luz para transformar la materia inorgánica en materia orgánica” “Muy bien, Artemio.” No solo bien, “MUY bien”.

A la salida me tardo en guardar mis libretas, para ser el ultimo en verla. En acompañarla a la puerta. En preguntarle ¿que veremos mañana? En decirle que la biología nunca había sido tan fascinante. “Siempre ha sido fascinante, solo que hasta ahora te das cuenta” En este plano donde ambos somos casualidades que el destino ha reunido randomly. Ella para ilustrar y yo para ser ilustrado.

Me voy a la casa. Su tarea es la que wikipedeo primero. En el periodo de exámenes todos caminan con la cabeza chueca, el nervio en los talones de los pies. Yo también, no se crean. Excepto en una materia. Mientras le entrego el papel en la mano y ella me despide con un “gracias”, quizás voy a reprobarlo, quizás apenas alcance el seis punto seis.

Lo que me hace más feliz es que ella va a llevarse esos exámenes a su casa y los va a evaluar, y cuando llegue al mío, y cuando palomee o tache mis respuestas, quiero creer que una imagen se colara en su cabeza. La imagen de mí. Y al menos en ese punto de la tarde, las dos casualidades serán una otra vez. Ella pensara en mí justo como yo estoy pensando en ella.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario