jueves, diciembre 13, 2007

ELLA NO ESTA AHI
17/08/07

Ella esta en diseño. Yo no. Pero existimos cercas. Camina, mayoritariamente a mi lado, frente a una puerta cerrada. Yo respiro con el sueño de su presencia. Un perfume inodoro que llega directo a lo de adentro. A la entraña, pues. Yo abro esa puerta, y como canción de los Zombies, ella no esta ahí.

Entonces tomo mi banqueta verde (que no es realmente mía, pero puedo hacer uso de ella) para esperar. Espero. Con la impaciencia que se me ha heredado desde antes. Me cuelgo mi iPod con rolas de Size, Jeannette y los Smiths. Y aquí viene ella. Desde el fondo, el mero fondo del corazón. Kinda cursi, pero así son las emociones. Cuando sonríe, pienso que es para mí. Cuando me mira, por que ocupo un lugar entre su espacio, aparto mis ojos al techo de metal. Hace mucho calor aquí. El viento tenue que abandona la trayectoria de su silueta en 3-D. Añoro un aliento que nunca he conocido. Y ella no esta ahí mas. Se va. Como si fuera una película. Paneo mi cabeza. Hago tilt a mis ojos. Su cuerpo se maniobra exquisitamente para dar con la salida al final del desanimado y poco iluminado túnel.

Más allá de las puertas y todo lo que se amontona en mis oídos, ya no tengo razones ni motivos para ver cosas. Solo espero que regrese hacia mi, o a la ilusión que he creado (para mi) de su extraña compañía. Quizás se fue a desayunar, me pregunto. Y antes de que mis sentidos sean invadidos de microbios y objetos que nomás les encuentro sin razón. Me voy al paraíso. Al paraíso temporal. A que no me den ganas de pensar ni hacer otra cosa mientras mis suspiros han partido con ella. La que no esta ahí. Me voy a las computadoras a bajar vinilos ripeados y a escribirle un relato o una canción.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario